Tomado de Instagram

El serbio admitió que cometió «errores» al rellenar su formulario de inscripción en Australia y en su comportamiento tras dar positivo por Covid en diciembre.

Novak Djokovic admitió este miércoles que cometió «errores» al rellenar su formulario de inscripción en Australia y en su comportamiento tras dar positivo por Covid-19 en diciembre, con lo que su participación en el Open de Australia sigue en suspenso.

En un post en Instagram, el tenista número uno del mundo, que no está vacunado, dijo que su equipo había proporcionado más información a las autoridades australianas, que están considerando cancelar de nuevo su visado y deportarlo.

«Vivimos tiempos difíciles en una pandemia mundial, y a veces se cometen errores«, alegó Djokovic, que actualmente se entrena en las instalaciones de Melbourne Park.

El joven de 34 años fue visto en público en Belgrado al día siguiente de dar positivo en la prueba, el 16 de diciembre, según la información que proporcionó a la inmigración australiana.

Dijo que fue víctima de una «desinformación» que, según él, fue «muy hiriente» para su familia, y explicó que cuando apareció en público el 17 de diciembre aún no había recibido el resultado de su prueba, que se realizó el día anterior.

Novak Djokovic llegó a Australia la semana pasada, reclamando la exención de la vacuna Covid-19 debido a un test positivo el 16 de diciembre.

Tras dar negativo en la prueba del antígeno el 16 de diciembre junto con la prueba PCR, participó en el lanzamiento de un sello en Serbia el 17 de diciembre y en una reunión con jóvenes tenistas.

Las fotos publicadas por la Federación Serbia de Tenis muestran a Djokovic con funcionarios de la federación y unos 20 adolescentes, todos sin máscara.

El jugador dijo que se había sometido a una segunda prueba de antígeno antes del encuentro, que también fue negativa.

«No tenía ningún síntoma y me sentía bien, y no había recibido la notificación de la prueba de PCR positiva hasta después de este suceso«, dijo.

Djokovic sí admitió un «error de juicio» al recibir a periodistas del diario francés L’Equipe para una entrevista cuando estaba asintomático.

«Me sentí obligado a seguir adelante y hacer la entrevista con L’Equipe porque no quería defraudar al periodista, pero me aseguré de respetar la distancia social y llevar una máscara, excepto cuando me retrataron. Reflexionando, fue un error de juicio y reconozco que debería haber pospuesto este compromiso«, explicó.

«Djoker» también alega un «error humano» por haber marcado la casilla equivocada en el formulario de inscripción de Australia.

El formulario ha sido ampliamente difundido por los medios de comunicación australianos, y muestra que el jugador marcó la casilla en la que declaraba no haber viajado en los 14 días anteriores a su llegada a Australia el 5 de enero.

Durante esas dos semanas el jugador estuvo en Serbia y luego en España.

El comunicado «fue presentado por mi equipo en mi nombre«, escribió Djokovic en Instagram.

«Mi agente se disculpa sinceramente por este error administrativo al marcar la casilla equivocada en relación con mis viajes antes de mi llegada a Australia. Fue un error humano y, desde luego, no fue deliberado» admitió.

El jugador traza la línea de tiempo del caso y explica que se sometió a la prueba PCR el 16 de diciembre porque el día anterior había asistido a un partido de baloncesto en Belgrado con varias personas que posteriormente dieron positivo.

La participación de Djokovic en el Open de Australia, que comienza el 17 de enero, sigue siendo una duda.

Tras ser rechazado en el aeropuerto de Melbourne después de que se le anulara el visado el 5 de enero, Djokovic fue internado en un centro de detención para su deportación, pero un juez falló a su favor el 10 de enero y ordenó su liberación inmediata.

Sin embargo, el Ministro de Inmigración australiano, Alex Hawke, dijo el martes que estaba considerando la posibilidad de volver a cancelar el visado de Djokovic haciendo uso de sus poderes discrecionales.

El abogado australiano especializado en inmigración, Christopher Levingston, dijo que el gobierno podría revocar el visado por haber cometido un delito, como hacer una declaración de entrada falsa.

Tomado de Mundo Deportivo

Artículo anteriorEl Barça renueva a Umtiti para poder inscribir a Ferran Torres
Artículo siguienteGuardiola se cruza entre Haaland y el Real Madrid